Me he enamorado. Un pedazo de tierra cubierto de palmeras y arena clara, rodeado por un mar turquesa me ha hecho perder la cabeza y cambiar totalmente mi itinerario. Vine por 4 noches a conocer y hacer un reportaje sobre la isla y no me he movido por casi dos meses. Desde el primer día que pisé Gili Air me sentí en casa.

Venía de Gili Trawangan, sí, la isla fiestera donde me perdí en medio de la selva. Antes de moverme de isla mandé varios mail a distintos hoteles en Gili Air preguntando si necesitaban fotos a cambio de alojamiento. De los cuatro intentos, me respondieron dos, uno me proponía una hamaca con mosquitero y el otro una cama en un cuarto compartido, sin duda elegí el colchón bajo techo. El manager del hostel, Tantha, me esperaba con un café en la barra. Me presenté. Él en su computadora tenía mis páginas abiertas, estaba enterado de mi proyecto, había revisado mi página web e incluso preguntó sobre mi desempeño en la otra isla. Estaba entusiasmado y muy contento de que los haya elegido, así que me ofreció quedarme en “Gili Air Hostel” las cuatro noches que en un principio solicité. Yo moría de ganas de abrazarlo pero no lo conocía tanto así que solo le agradecí.

GiliHostelfrotn

Esa misma noche conocí a Jonni que pasaba por aquí tres días y terminó cambiando toda su ruta -como casi todos-, quedándose hasta su último día de vacaciones con nosotros. Tenía que regresar a Finlandia a hacer el servicio militar obligatorio. Les juro que después de pasar una semana con él, nunca le daría un arma. Qué manera de tomar y te lo dice una peruana bebedora. Esa primera noche también conocí lo que es el maldito bendito “Extra Joss” un trago singular y divertido hasta que te levantas al día siguiente con la peor resaca que alguna vez experimentaste.

El trago consta de cuatro pasos:

  1. Abres el “Extra Joss”, un sobre pequeño que contiene un polvo energético. Imagina Red Bull en polvo y agrégale sabor a limón y al final de la cata un poco de dulce. Pones todo el polvo en tu boca.
  2. Te secas un shot de vodka.
  3. Sacudes tu cabeza para mezclar el polvo y el vodka.
  4. Tragas la combinación y haces una mueca, como cuando te tomas un tequila o chupas un limón.

EXtrajoss

Primeranocheweb

Te recomiendo que luego te compres una cerveza para bajarla, como puedes apreciar en la fotografía. Los más osados la siguen con Ron o Vodka Soda, pero les juro, uno (o dos) es suficiente para empezar la fiesta. Esa primera noche, todos los que conocía me invitaban un “Extra Joss”. “Bienvenida a Gili Air” decían y yo empezaba a verlos guapos.  

Esta isla es parte de Lombok que significa picante. “Gili” significa pequeña isla, “Air” significa agua y se pronuncia como se lee. Ojo, no lo traduzcas al inglés, lo cual significaría aire y se pronuncia “er”. Gili Air, es una isla pequeña, picante y con agua, un balance perfecto. La isla es en su mayoría musulmana, los rezos desde la mezquita se escuchan cinco veces al día y durante todo el mes de Ramadán aprendí mucho sobre lo que significa este ritual. De hecho regresé para celebrar el fin de esta fiesta de ayuno y renacimiento.

Ramandanend

Desde la primera semana soy conocida por ser “la fotógrafa”. Camino por las calles y la gente me saluda, saben mi nombre e incluso me recomiendan para trabajar a cambio de comida en algunos restaurantes. He foteado el menú en tres lugares: “Shark Bites” el primero y al cual estaré siempre muy agradecida, no solo por mantener mi sobrepeso sino por el engreimiento que me dieron sus dueños, Esin y Philiph. Además hacen la mejor sangría del mundo. Paso por ahí cuando me provoca un poco de fruta 🙂 

_DSC5866web

“Breadlicius” una panadería en la que puedes preparar tu propio sandwich y “The Mexican Kitchen” con la mejor vista de la isla, a la orilla del mar, puedes gozar de un sunset espectacular, margaritas de aquellas y ¡ceviche!, sí ceviche mexicano, con algunos ingredientes extras a lo que estamos acostumbrados, pero ceviche al fin.

TMKweb

Cuando sentí que no podía despegarme de este pedazo de tierra, mi visa vencía y tuve que salir a Malasia por cuatro días. Dejé todo mi equipaje en el cuarto de Thanta, el manager de “Gili Air Hostel” y regresé. Pensaba alquilar un bungalow para tener más privacidad pero mi presupuesto no me lo permitía. Desde Kuala Lumpur le escribí a Tantha, le propuse quedarme 2 semanas a cambio de crearles una página de Facebook, una de Instagram y hacer fotos todas las noches. Su respuesta fue sorpresivamente inmediata y entusiasta. El problema que terminada la semana dos, pregunté ¿Una semana más? Y así ya pronto cumplo 6 semanas en el mismo lugar.

La marea baja por las tardes te permite caminar hasta casi el horizonte. Puedes ver el fondo marino que sobresale por encima del agua, y esa poca de mar refleja los colores más alucinantes que alguna vez pensé disfrutar. La escena parece extraída de una postal.

ContraluzniñosLos columpios sobre el mar son mi lugar favorito. En el día puedes balancearte y alcanzar la altura suficiente para lanzarte al mar. Pero durante las noches estrelladas, ya no queda ni un turista alrededor y cuando estoy ahí, siento que todo lo que veo es para mi. La oscuridad, la luminiscencia de sus aguas, las estrellas, y el swing del columpio, te hacen sentir pequeño. 

El bar más cotizado de la isla es el de “Gili Air Hostel”, el hostel que confío en mi y seguimos intercambiando alojamiento por fotos. Mira qué regalos te da la vida. A 10 pasos de mi cuarto tengo siempre gente, “Extra Joss” y buena conversación.

fiestawebA las 12, cual cenicienta cierran todos los bares, la idea es que esta isla no se convierta en un destino fiestero, es un tanto familiar y calmado, a veces ya demasiado. Pero es un lugar para enamorar y enamorarte.

Ya sintiéndome en casa, con un staff de lujo en el hostel, me descuidé y dejé varios accesorios de valor encima de mi mesa de noche. Solía dejarlos fuera del locker, cerca del enchufe -para cargar mi cámara- y accesible para utilizarlos al día siguiente. Durante semanas nunca pasó nada hasta que un día desaparecieron. Comparto cuarto con cinco personas más, viajeros que vienen y van de todas y hacia todas partes del mundo, pero no todos tienen buenas intenciones. Hasta el momento todos mis roomates se mostraron amables y sonrientes, pero bueno, llegó el día de mi lección.

La mañana del lunes me desperté con el mensaje de Jordi, el manager de un tienda de freediving para la cual ya había hecho fotos a cambio de mar. Un cliente quería fotos de su inmersión. Le dije que en 15 minutos estaría apta para embarcarme en el bote y hacer una sesión submarina, pero nunca más encontré mi cámara. Preocupada, hice y deshice mi mochila, busqué en mi locker con una lintera e incluso rogué porque los cuatros lados de ese cubículo desaparecieran y me devolvieran mi cámara secuestrada en otra dimensión. No, nunca sucedió.

El ladrón o ladrona, se llevó mi cámara submarina, el case de mi Xiaomi Yi, mi computadora de buceo, mi iPod que me acompaña desde hace años (con toda mi música, notas importantes, el mapa de mis futuros pasos en esta ruta por el mundo y entrevistas que nunca desgrabé) ah sí y mi USB ¿Mi USB? ¿En serio te robaste un USB? ¿Cuánto dinero puedes sacar con eso? En fin, tenía dos, así que lero lero. El case de mi Xioami Yi con flotador incluido que es compatible con la GoPro se me había caído al piso días antes y tenía una rajadura imperceptible, así que deseo de todo corazón que lo uses y se inunde tu cámara 🙂 Lo que más me dolió fue la cámara de fotos, mi herramienta de trabajo, mi computadora de buceo que mide la profundidad y presión bajo el agua y es bastante cara y mi querido iPod. Ya los dejé ir. La vida se encargará de hacer justicia, yo compraré una cámara nueva que ya visualizo a diario y algún día –próximo- compraré una computadora de buceo para mantenerme a salvo bajo el agua. Mientras tanto disfrutaré del silencio y los sonidos de la naturaleza, así que no necesito audífonos. La lección está aprendida. Nunca pero nunca, dejes tus cosas fuera del locker. No, ni para ir al baño.

Quiero hacer un paréntesis en estas líneas sobre Gili Air para agradecerle a todas las personas que me ayudaron y siguen dándome la mano compartiendo mis fotos en venta, mandando mensajes de aliento, likeando el post y claro, comprando fotos. Infinitas gracias a Toño Alvarez el primero en escribir y comprar 2 fotos desde Miami, gracias también a Susana Salcedo que compartió la publicación y su primo Toño pudo conocer mi trabajo. A Rosalí León, parte de mi familia, que compró una  de mis fotos favoritas, un niño en el amanecer. A mi prima hermosa Ximena Roca, que desde que aprendimos a caminar nos desesperábamos por correr hacia la otra para abrazarnos. Mena, eso siento ahora, desesperación por correr a abrazarte, tu mail me sacó algunas lagrimitas de emoción. A mi otra prima, -que casi no veo- pero que me sorprendió comprando una foto que será un regalo de cumpleaños, gracias Carina Vizcarra. A mi amigo Christian Briceño, que compró ¡2 fotos! Con él solía tener largas conversaciones en su sala. No importaba la hora de mi salida del trabajo o lo cansada que estaba, terminando de dictar clases, cruzaba tres distritos para ir a departir un poco antes de dormir. Ese “un poco” terminaba a las 3am con un “tenemos que dormir”. Además de ser un buen amigo es un ser humano con un corazón enorme, está loco –por eso es mi amigo- pero lo más importante es que tiene un alma noble. A Edward Villavicencio, tortugueño (mi playa querida) amigo de la familia y a quien recuerdo en el grupo de los grandes que paraban en “Mary” la bodega a la cuál yo estaba prohibida de entrar por mi corta edad. Él suele siempre ayudar y auspiciar a los compatriotas desde Estados Unidos, donde actualmente vive, pero hace 20 años hizo realidad su sueño y tiene una cevichería buenaza en Benavides, “Maretazo” (ya saben a dónde ir a comer el próximo fin de semana). Él no solo compró una foto sino que posteó mi galería en venta en la página de FB del restaurant -que tiene hartos seguidores- le puso un poco de publicidad y llegó a miles de personas. Gracias “Chino Edward”, tus mensajes y ayuda han sido un Maretazo de emociones para mi. Y por su puesto, gracias a mi padre hermoso, el tío Wally que compró una foto para que su hija pueda seguir avanzando aletazo por aletazo, como bien me enseñó.

Estoy eternamente agradecida con todos y cada uno de ustedes por hacerme flotar en estas aguas bravas y sobretodo por hacerme olvidar el mal momento, cambiando mi sentimiento de frustración por el de agradecimiento. Que la ola siga creciendo y que arrase con todo lo pasado, creando nueva playa donde andar con más seguridad.

Cierro paréntesis.

Entonces no sé si fueron los atardeceres rosados, el mar turquesa, la tranquilidad de la isla, la hospitalidad de su gente o el “Extra Joss”, pero he tenido que comprar un pasaje a Singapur -obligada por mi misma- para poder salir de aquí. Muchos de mis amigos no entienden porqué parto si ya comienza la temporada alta, mi celular empieza a sonar y tengo más probabilidades de trabajo. Yo les digo sin mucho fundamento que hay que seguir la ruta, salir de la zona de confort y conocer nuevos espacios de tierra y mar del cual enamorarme.

MenoislandwebMi próximo destino es Bali por 5 días. Después de eso dejo Indonesia para tomar un vuelo a Singapur por 4 días, el país más temido por todos los mochileros por ser el más caro de Asia. Mi bolsillo tiene miedo pero como buena peruana tengo creatividad y el dinero nunca fue ni será un obstáculo.

*Por el momento, sigo con mi campaña para poder comprar una nueva cámara y seguir haciendo lo que me hace feliz: tomar fotos bajo el mar. Si te gusta mi trabajo puedes pasar por la tienda virtual y tener una foto mía en tu casa. Los dos seremos inmensamente felices, tú con una foto que le dará vida a tu pared y yo estaré un paso más cerca de seguir trabajando y buceando. Llevo vendidas 9 fotos, ya casi llego a la meta. Debo vender en total 15 fotografías para adquirir una nueva cámara. Confío en mi estrella, mi ángel guardián y mi trabajo. Sé que así será.

Aquí el link de la tienda, pase casero, sin compromiso: http://www.elmundoviamar.com/tienda/

Y si vienes a Gili Air, ya sabes dónde comer, dónde dormir, dónde guardar tus cosas, dónde ver el atardecer y si quieres fiesta llama a Tantha, es el indicado, te dará la bienvenida con un “Extra Joss”.

¿Te gustaría viajar conmigo? Suscríbete a mi blog y sumérgete conmigo en una aventura por los océanos del mundo 🐠 Tips de viaje, fotografía, buceo y más.

You have Successfully Subscribed!